Etiquetas

literatura norteamericana (15) Literatura de aeropuerto (14) Literatura patria (14) literatura inglesa (12) novela negra (10) siglo XIX (9) siglo XX (8) literatura irlandesa (6) Jerónimo Tristante (5) Literatura Ikea (5) Jane Austen (4) Literatura canadiense (4) Literatura francesa (4) Novela histórica (4) Serie Crepúsculo (4) Stephenie Meyer (4) Edith Wharton (3) Elizabeth Gaskell (3) Georgette Heyer (3) Lucy Maud Montgomery (3) Serie Ana de las Tejas Verdes (3) Serie Millennium (3) Stieg Larsson (3) Benjamin Black (2) Dickens (2) Historia de dos ciudades (2) Jean Christophe Grangé (2) John Connolly (2) Ken Follet (2) Literaura de aeropuerto (2) 1969 (1) 84 Charing Cross Road (1) Al borde del acantilado (1) Alicia María de los Reyes (1) Ana Frank (1) Arnaldur Indridason (1) Arthur Conan Doyle (1) Arthur G.R. Solmssen (1) Bram Stoker (1) Canción de hielo y fuego (1) Carlos Ruiz Zafón (1) Charlotte Brontë (1) Choderlos de Laclos (1) Cranford (1) Crepúsculo (1) Cristina Rodríguez (1) Dacre Stoker (1) Dan Brown (1) Diario (1) Donna Leon (1) Douglas Preston (1) Dracula (1) Déjame entrar (1) E.M. Forster (1) El Lémur (1) El Secreto de Christine (1) El alcalde de Casterbridge (1) El blog del inquisidor (1) El caso de la viuda negra (1) El documento Saldaña (1) El juego del ángel (1) El misterio de la Casa Aranda (1) El molino del Floss (1) El negocio de la Virgen (1) El otro nombre de Laura (1) El recodo del río (1) El sabueso de los Baskerville (1) El secreto de Sofonisba (1) El tesoro de los nazareos (1) Elizabeth George (1) Emma (1) Emma Donoghue (1) Enric Balasch (1) Esclavos de la oscuridad (1) Ethan Frome (1) Frankenstein (1) George Eliot (1) George R.R. Martin (1) Helene Hanff (1) Henning Mankell (1) Ian Holt (1) It (1) Jane Eyre (1) Jean Marie Auel (1) Jean Webster (1) John Ajvide Lindqvist (1) John Kennedy Toole (1) Katherine Neville (1) La Lista de los Siete (1) La casa de la alegría (1) La cruz de Tau (1) La edad de la inocencia (1) La elegancia del erizo (1) La habitación (1) La hija de Robert Poste (1) La indomable Sophia (1) La joven de Esparta (1) La mujer de verde (1) La mujer gris (1) Las amistades peligrosas (1) Las grietas del infierno (1) Lincoln Child (1) Literatura española (1) Literatura sueca (1) Lorenzo Silva (1) Lorenzo de' Medici (1) Los Asesinatos de Manhattan (1) Los amantes (1) Los hombres de la guadaña (1) Louis May Alcott (1) Luis Leante (1) Mark Frost (1) Mary W. Shelley (1) María Victoria Santos (1) Matrimonio de conveniencias (1) Maurice (1) Mira si yo te querré (1) Moisés Garrido Vázquez (1) Mr. Vértigo (1) Mujercitas (1) Muriel Barbery (1) Norte y Sur (1) Orgullo y prejuicio (1) Papaíto Piernas Largas (1) Paul Auster (1) Pedro Amorós (1) Pedro Antonio de Alarcón (1) Pedro de Paz (1) Philip Vandenberg (1) Pisando los talones (1) Pruebas falsas (1) Rubén Castillo (1) Saga Dollanganger (1) Sentido y sensibilidad (1) Serie Distritos (1) Serie Los Hijos de la Tierra (1) Seth Grahame-Smith (1) Sin testigos (1) Stella Gibbons (1) Stephen King (1) Sue Grafton (1) Suzanne Collins (1) T de trampa (1) Thomas Hardy (1) Torcuato Luca de Tena (1) Un lugar llamado libertad (1) Una princesa en Berlín (1) V.C. Andrews (1) Venetia (1) gabinete de lectura (1) serie Víctor Ros (1) siglo XXI (1)

martes, 21 de abril de 2009

Los asesinatos de Manhattan (The Cabinet of Curiosities)









En primer lugar quiero agradecer al administrador de esta bitácora, don Antonio Rentero, la recomendación de este libro, ya que en cuanto supo de mi interés por las novelas policiacas y de misterio así como por mi afición por los museos y los gabinetes de maravillas, me pregunto si había leído este título.

Lo más grave es que en cuanto comencé a leer el libro me di cuenta de que sí, de que, en efecto, lo había leído ya... Bueno, tampoco es cosa extraña en mí, una vez compré un libro y luego me encontré con que ya lo tenía. Y a saber si me ha pasado alguna vez más (lo que denota que mi biblioteca no es precisamente un ejemplo de orden, que en casa de herrero cuchara de palo). Lo peor es que no me acuerdo ni cuándo, ni dónde o, como decía el otro día, si puede que lo leyera en una vida paralela. En fin, despistada que es una.

El caso es que ahora lo he leído con más atención y me ha encantado, precisamente por todas las referencias a los gabinetes de curiosidades que en el caso que nos ocupa serían los creados en el siglo XIX en América y porque además aparece el Museo de Historia Natural de Nueva York. En muchos casos estos gabinetes estuvieron ligados a los circos, como el Barnum, cuyo origen fue el Museo Americano de Scudder, que se cita en la novela. En la entrada he colocado algunas imágenes de estos museos/circos, como el Americano de Curiosidades Vivientes de Watson (nótese que algunas de estas curiosidades son de "australianos"). En la misma serie de Expediente X, mucho antes que esta novela de Douglas Preston y Lincoln Child (2002), hay dos episodios en los que aparecen estos peculiares museos de curiosidades.

Los protagonistas de la novela son el agente especial Aloysius X.L. Pendergast y Nora Kelly, conservadora/investigadora del Museo de Historia Natural de Nueva York Nork. Pendergast es un personaje fascinante que, por lo que he podido leer ahora, sale en la serie de novelas escritas por Preston y Child y que, además, tiene gran cantidad de adeptos. He visto por la red que sus fans imaginan cómo podría ser este agente del FBI procedente de Nueva Orleáns, con un físico y maneras muy peculiares y que, por lo visto, tiene unos antepasados nada normalitos, casi todos ellos asesinos en serie. Hasta tiene un hermano gemelo malvado que es su antítesis. Se ha debatido incluso sobre el actor que podría encarnarlo y todos parecen coincidir en que Paul Bettany (el Silas de El Código Da Vinci) sería un buen Pendergast. Se ha hablado de David Bowie o del Niles de Frasier pero no sé, como que no lo veo... (aunque en la novela hablan de voz meliflua o sea que...). Yo en su momento vi la película de La Reliquia, nada del otro mundo, aunque a mí me gusto con eso de que sucedía en un museo. Se corresponde con la primera novela de los autores en la que aparecía Pendergast. Pero, sin embargo, los guionistas no incluyeron al extraño agente del FBI en la trama. Una oportunidad desaprovechada...

Los personajes creados por Preston y Child reaparecen siempre en sus novelas. Es el caso del periodista Smithback, algo pícaro y un tanto desastrillo que va siempre detrás de la noticia, enamorado de la encantadora doctora Kelly. En Los Asesinatos de Manhattan me ha caído muy bien el policía irlandés O'Shaughnessy, aunque desgraciadamente termina en las manos del asesino...

Como decía Rentero hace unos días son fascinantes los capítulos finales en los que Pendergast es perseguido por el asesino a través de todas las estancias del gabinete que está enclavado dentro de una casa llena de auténticas maravillas y curiosidades. Algunas de estas salas están llenas de extraños objetos que en un primer momento el agente del FBI no puede llegar a entender el por qué están allí pero, como diría el gran Borges, dentro del caos existe un orden, que es el Orden con mayúsculas. Un orden que sólo comprende el propio coleccionista que ha acopiado con una finalidad esa cantidad de objetos. Un coleccionista que casi llega a ser el Coleccionista, o que pretende ser Dios.

En fin, una delicia altamente recomendable. Y por descontado que compraré el resto de las novelas de la saga Pendergast creadas por Preston y Child, el primero investigador y conservador del Museo Americano de Historia Natural y el segundo, editor literario y analista de sistemas. De hecho, lo estoy deseando.

6 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

Te correspondia el honor de encargarte de la reseña de esta fascinante novela.

Si la literatura aeroportuaria tiene una cima, "Los asesinatos de Manhattan" muy bien puede estar en la cumbre, comodamente sentada, esperando alguna otra osada novelucha tachada despectivamente como "best-seller", pero recordemos que entretener y cautivar al lector, hacerle vivir otras vidas, trasladarlo a otras epocas y otros mundos, hacerle creer en la existencia de personajes, conflictos y situaciones cuanto mas grotescas mejor... ¡amigo! no es tarea facil.

La unica pega que le puedo poner a este libro de mis adorados Preston & Child (objeto de una de las primeras entradas en mi blog, nada menos que en agosto de 2005) es que como te lo leas el primero le pone la cosa dificil al resto.

Lo bueno es que, como siempre recomiendo, hay para todos los gustos: libros que se pueden leer de manera totalmente autonoma e individual y otros que componen la Gran Saga de Diogenes (el hermano malo de Aloysius), aunque probablemente lo mejor sea leerlos en el orden estricto de publicacion.

Solo envidio una cosa a los que aun no han llegado al mundo de Pendergast... que lo van a descubrir!!!

Querida Wunderk, disfrutar con libros como este no es nada comparado al placer de saber que otras personas los disfrutan igualmente gracias a que les facilitas el descubrimiento... o REdescubrimiento ;-)

Wunderk dijo...

Gracias otra vez ;)

Y por entrar en el debate sobre la apariencia de Pendergast, ¿qué actor te convencería más?

Antonio Rentero dijo...

Creo que Paul Bettany, convenientemente "tuneado", seria un excelente Pendergast si se decidieran a hacer una serie de adaptaciones (pq material para una franquicia cinematografica de exito HAY).

Con lo del tuneo me extiendo a continuacion, pero antes te confesare que Pendergast es de los pocos personajes literarios a los que he puesto cara cinematografica mientras leia la novela.

En este caso la de Ben Kingsley.

Desde que le vi en "Sexy beast", donde hace de tipo duro pero contenido, expeditivo pero sin alharacas, me parecio que enlazando esa faceta con su elegancia de maneras en "Sneakers" ¡BINGO! ahi teniamos a Pendergast.

Ademas, lo cierto es que literariamente no le veo tan joven como a Bettany, dejando a un lado que en los libros no tienes la sensacion de que hayan pasado casi 20 años desde su primera aventura mientras que en cine ni James Bond duro 20 años siendo interpretado por el mismo actor sin que la edad pasase factura.

Terminando con mis "caras" al prota de "Angeles y demonios" (me gusto mucho, creo que la peli tb supera a la anterior/posterior) y "El codigo DaVinci" le puse la cara de un Alec Baldwin ochentero. Cosas que pasan ;-)

En fin, en cuanto al "tuneo" de Paul Bettany para ser un correcto Pendergast (imho)... debe ser mas estilizado, Pendergast es fuerte pero no musculoso, un poco como la diferencia entre el Keanu Reeves de "Speed" (estaba hecho un toro) y el de "Matrix".

La expresion de Pendergast no me la imagino (habitualmente) tan dura, sino mas meliflua y suave, como su voz, que realmente no estoy bien informado de como deberia ser su suave acento sureño pero que para trasladarlo al español ya me da miedo lo que harian. Quiza seria algo tipo Nyles (el hermano de Frasier) pero con un punto mas de determinacion cuando sea necesario.

Otro actor que no seria un mal Pendergast seria Jude Law... elegante, estilizado, de movimientos felinos, seductor, refinado, con capacidad para resultar expeditivo llegado el caso...

Ay, si algun dia llevaran estas novelas al cine COMO DIOS MANDA!!!

Wunderk dijo...

Bueno, sería un Ben Kingsley albino...

No sé, no sé...

Bettany, efectivamente, es demasiado joven pero yo creo que el sector femenino se decantaría por él ;)... aunque tuviera que quedarse más chupado para la posible película y ganar años.

Me gusta mucho Jude Law pero tampoco lo veo muy de Pendergast (bueno, tampoco de Watson...). Aunque ese es capaz de transformarse en lo que sea.

Wunderk dijo...

Y aunque hablen por ahí de David Bowie yo vería más en este papel a Sting.

Aunque, claro, están ya los dos demasiado mayores.

Antonio Rentero dijo...

Pues mira, Sting me parece MUY acertado... efectivamente se conservara muy bien pero para empezar a interpretar una saga de media docena de novelas que tardarian 10 años en llevarse al cine si se pusieran en plan "Harry Potter"...

La suerte es que los niños crecen muy rapido y los adultos no tanto, asi que igual no se notaba demasiado el paso de los años...

Al final no tendremos la suerte ni de que adapten las novelas a una miniserie de la tele por cable americana :-(