Etiquetas

literatura norteamericana (15) Literatura de aeropuerto (14) Literatura patria (14) literatura inglesa (12) novela negra (10) siglo XIX (9) siglo XX (8) literatura irlandesa (6) Jerónimo Tristante (5) Literatura Ikea (5) Jane Austen (4) Literatura canadiense (4) Literatura francesa (4) Novela histórica (4) Serie Crepúsculo (4) Stephenie Meyer (4) Edith Wharton (3) Elizabeth Gaskell (3) Georgette Heyer (3) Lucy Maud Montgomery (3) Serie Ana de las Tejas Verdes (3) Serie Millennium (3) Stieg Larsson (3) Benjamin Black (2) Dickens (2) Historia de dos ciudades (2) Jean Christophe Grangé (2) John Connolly (2) Ken Follet (2) Literaura de aeropuerto (2) 1969 (1) 84 Charing Cross Road (1) Al borde del acantilado (1) Alicia María de los Reyes (1) Ana Frank (1) Arnaldur Indridason (1) Arthur Conan Doyle (1) Arthur G.R. Solmssen (1) Bram Stoker (1) Canción de hielo y fuego (1) Carlos Ruiz Zafón (1) Charlotte Brontë (1) Choderlos de Laclos (1) Cranford (1) Crepúsculo (1) Cristina Rodríguez (1) Dacre Stoker (1) Dan Brown (1) Diario (1) Donna Leon (1) Douglas Preston (1) Dracula (1) Déjame entrar (1) E.M. Forster (1) El Lémur (1) El Secreto de Christine (1) El alcalde de Casterbridge (1) El blog del inquisidor (1) El caso de la viuda negra (1) El documento Saldaña (1) El juego del ángel (1) El misterio de la Casa Aranda (1) El molino del Floss (1) El negocio de la Virgen (1) El otro nombre de Laura (1) El recodo del río (1) El sabueso de los Baskerville (1) El secreto de Sofonisba (1) El tesoro de los nazareos (1) Elizabeth George (1) Emma (1) Emma Donoghue (1) Enric Balasch (1) Esclavos de la oscuridad (1) Ethan Frome (1) Frankenstein (1) George Eliot (1) George R.R. Martin (1) Helene Hanff (1) Henning Mankell (1) Ian Holt (1) It (1) Jane Eyre (1) Jean Marie Auel (1) Jean Webster (1) John Ajvide Lindqvist (1) John Kennedy Toole (1) Katherine Neville (1) La Lista de los Siete (1) La casa de la alegría (1) La cruz de Tau (1) La edad de la inocencia (1) La elegancia del erizo (1) La habitación (1) La hija de Robert Poste (1) La indomable Sophia (1) La joven de Esparta (1) La mujer de verde (1) La mujer gris (1) Las amistades peligrosas (1) Las grietas del infierno (1) Lincoln Child (1) Literatura española (1) Literatura sueca (1) Lorenzo Silva (1) Lorenzo de' Medici (1) Los Asesinatos de Manhattan (1) Los amantes (1) Los hombres de la guadaña (1) Louis May Alcott (1) Luis Leante (1) Mark Frost (1) Mary W. Shelley (1) María Victoria Santos (1) Matrimonio de conveniencias (1) Maurice (1) Mira si yo te querré (1) Moisés Garrido Vázquez (1) Mr. Vértigo (1) Mujercitas (1) Muriel Barbery (1) Norte y Sur (1) Orgullo y prejuicio (1) Papaíto Piernas Largas (1) Paul Auster (1) Pedro Amorós (1) Pedro Antonio de Alarcón (1) Pedro de Paz (1) Philip Vandenberg (1) Pisando los talones (1) Pruebas falsas (1) Rubén Castillo (1) Saga Dollanganger (1) Sentido y sensibilidad (1) Serie Distritos (1) Serie Los Hijos de la Tierra (1) Seth Grahame-Smith (1) Sin testigos (1) Stella Gibbons (1) Stephen King (1) Sue Grafton (1) Suzanne Collins (1) T de trampa (1) Thomas Hardy (1) Torcuato Luca de Tena (1) Un lugar llamado libertad (1) Una princesa en Berlín (1) V.C. Andrews (1) Venetia (1) gabinete de lectura (1) serie Víctor Ros (1) siglo XXI (1)

viernes, 31 de julio de 2009

La reina en el palacio de las corrientes de aire



Se cierra la trilogía, y dando gracias. Esta tercera parte tenía el interés de ser una clara continuación de la segunda, pero se hace muy cuesta arriba. Bueno, leído lo leído, ya podemos abordar un comentario más general:

Los personajes.

Lisbeth Salander. Lejos de engancharme, la superguay hacker, matemática, zombie, tatuada, agujereada, puedocontodo, terminatorwoman me ha terminado hartando, hasta el punto de que, por un momento, no me hubiera importado que se la cargaran ya de una vez. Sí, vale, ha llevado una vida horrenda, pero va de un sobrado que es insoportable. No me van estas supuestas heroínas con un C.I. tan elevado que son capaces de pensar que Ceuta es una colonia española que España debería desocupar. Con un par. Y encima resuelve la ecuación de Fermat y no nos lo explica. Cuánto fantasma.

Mikael Blomkvist. Llegados a la tercera novela, sigue siendo un tío tan plano como, por ejemplo, el Robert Langdon de Dan Brown. Encima nos lo presentan como un macho al que las féminas se rifan. Pues no me parece que el actor escogido para interpretarlo sea lo que se dice atractivo. Tiene cara de borrachuzo.

Erika Berger. Me parece lo más potable de la serie. Una tía con carácter, que vive su sexualidad como le da la real gana. Pero el moderno de Larsson hace finalmente un ejercicio de conservadurismo nórdico y se acabó ese triángulo amoroso-sexual que protagonizaban ella, su marido y el plano de más arriba.

El resto. Nombres impronunciables (excepto dos de aires más o menos hispanos), gente que va y viene, vidas que el autor nos cuenta hasta la extenuación (me llegó al alma lo de la pesca con mosca, de verdad).

La manera de estructurar las novelas.

Los títulos. Como no sé sueco no puedo decir si realmente se llaman así en el original. Pero son tan largos y pesados como el contenido. Bueno, se salva la primera y, dentro de ella, la historia de Harriet Vanger.

Las partes en que se divide cada libro. Los nombres de cada una de ellas también son bastante clarificadores (léase con ironía).

Las parrafadas que inician cada parte. Otra engañifa. De nuevo se salvan las de la primera novela.


En resumen, y siendo esto una opinión estrictamente personal, de mí no va a salir una recomendación para leer esta trilogía. El que quiera hacerlo por curiosidad (o por decir que la ha leído) que lo haga por su cuenta y riesgo. Lo mismo le encanta y me parecerá estupendo.




9 comentarios:

Wunderk dijo...

Definitivamente no ha merecido la pena tanto tocho mocho...

Sí que acaba uno un tanto harto de la Salander, sí. Aunque reconozco la originalidad del personaje. Me hace gracia porque al final uno de sus ligues esporádicos en Gibraltar es un alter ego del autor... lo que decía yo que la Salander es como su muñeca y la chica ideal que él hubiera querido de novia (o algo así).


Totalmente de acuerdo con lo del plano de Mikael. Encima tiene el mal gusto de liarse con la superperfecta novia sueca de Stallone que también tiene un CI superior y que NO LEE NOVELA POLICIACA (no, claro, eso solamente lo hacen los incultos mortales que no tienen cuerpo 10). Definitivamente FUERA con ese personaje.

Yo también salvo de la quema a Erika. Creo que al final es el personaje que más merece la pena. Una mujer segura de sí misma y con personalidad.

Sigo pensando que el mejor libro es el primero. Un caso detectivesco que se abre y se cierra y punto y final.

Claramente esta serie Larsson ha llevado una publicidad bestial ahí también radica la clave de su éxito.

Para novela policíaca sueca me sigo quedando con Mankell. Si alguna vez se decide a leer una de la serie la mejor es Los perros de Riga.

Athena dijo...

Gracias por la recomendación... y por el apoyo. Porque medio mundo está loco con estas novelas. Pues fíjese: comprendo que esté más loco con ese disparate que es "Crepúsculo". Al menos, Edward Cullen tiene un morbazo impresionante, y no el Mikael Blomkvist.

Wunderk dijo...

Mi prima pequeña me va a traer hoy la primera de la serie... así que ya la diré en cuanto me las lea :)

Wunderk dijo...

TOTALMENTE DE ACUERDO: me quedo con Edward Cullen ;)

Wunderk dijo...

Comentarios sobre la saga Crepúsculo en sus entradas correspondientes.

Frelises frelises@netscape.net dijo...

Bueno creo que no os ha gustado mucho la trilogía. A mí si que me ha gustado, tanto que me voy a Estocolmo. Lo cierto es que Suecia ha tenido mucha influencia en mí últimamente y eso influye mucho.

Este tercer libro creo que ha vacilado demasiado con unos hechos narrados desde el punto de vista de demasiados personajes, muchos intrascendentes, tanto como la justificación de personajes ya en el epilogo, un poco triste. Pero en general me ha gustado. Me ha gustado la denuncia en general contra el conservadurismo opresor.

Del segundo y el primero se podía hacer uno pero en fin la literatura es un negocio y esto son los resultados. Tenéis que pensar que Stieg tenía pensado hacer 10 libros, uno detrás de otro, se quedó en tres por desgracia. Digo por desgracia porque yo no me arrepiento de haberlo leído y me hubiera gustado seguir leyéndolo.
Hay cosas muy interesantes en la trilogía, aunque si es cierto que a veces le falta madurar, pero creo esto es precisamente lo que ha contribuido al fenómeno. El lector era ya conocedor de su muerte antes de leerlo y perdonaba muchas cosas, yo le he hecho. Y le perdono que la final la Lisbeth sea una pija preocupada y obsesionada por su dinero. También le perdono su encuentro final con Miakael, muy nórdico, demasiado frío.
Pero en general merece la pena leerlo, conoces mejor a los suecos, viajar sin salir de casa, Suecia, Australia, Islas Caimán, Gibraltar, Málaga….etc. Que bueno es leer siempre te beneficias de ello.


Un saludo

Athena dijo...

Si le ha gustado, me alegro. En mi caso, supongo que si hubiera diez libros ya me lo pensaría, pero no me arrepiento de haberlos leído.

En cuanto a lo de Gibraltar... mejor dejemos el tema :P

Frelises frelises@netscape.net dijo...

Recién llegado de Estcolmo, es increíble lo que leen los suecos en general, hable con un sueco y me dijo que 6 de cada 10 suecos han leído la trilogía.

Antes de nada un saludo Athena, encantado de poder contrastar opiniones. ( No entraré en temas de política)

Es una gran experiencia ir donde mucha gente tiene la misma debilidad por Stieg. Es verdaderamente interesante estar donde un escritor ha vivido. No sólo en el caso de Millenium, sino con cualquier escritor que te guste, es muy interesante la experiencia.

Con Ruiz Zafón también me pasó y también con Lord Byron.

Un saludo.

Athena dijo...

Me alegro de que la experiencia por aquellas tierras haya sido provechosa :)