Etiquetas

literatura norteamericana (15) Literatura de aeropuerto (14) Literatura patria (14) literatura inglesa (12) novela negra (10) siglo XIX (9) siglo XX (8) literatura irlandesa (6) Jerónimo Tristante (5) Literatura Ikea (5) Jane Austen (4) Literatura canadiense (4) Literatura francesa (4) Novela histórica (4) Serie Crepúsculo (4) Stephenie Meyer (4) Edith Wharton (3) Elizabeth Gaskell (3) Georgette Heyer (3) Lucy Maud Montgomery (3) Serie Ana de las Tejas Verdes (3) Serie Millennium (3) Stieg Larsson (3) Benjamin Black (2) Dickens (2) Historia de dos ciudades (2) Jean Christophe Grangé (2) John Connolly (2) Ken Follet (2) Literaura de aeropuerto (2) 1969 (1) 84 Charing Cross Road (1) Al borde del acantilado (1) Alicia María de los Reyes (1) Ana Frank (1) Arnaldur Indridason (1) Arthur Conan Doyle (1) Arthur G.R. Solmssen (1) Bram Stoker (1) Canción de hielo y fuego (1) Carlos Ruiz Zafón (1) Charlotte Brontë (1) Choderlos de Laclos (1) Cranford (1) Crepúsculo (1) Cristina Rodríguez (1) Dacre Stoker (1) Dan Brown (1) Diario (1) Donna Leon (1) Douglas Preston (1) Dracula (1) Déjame entrar (1) E.M. Forster (1) El Lémur (1) El Secreto de Christine (1) El alcalde de Casterbridge (1) El blog del inquisidor (1) El caso de la viuda negra (1) El documento Saldaña (1) El juego del ángel (1) El misterio de la Casa Aranda (1) El molino del Floss (1) El negocio de la Virgen (1) El otro nombre de Laura (1) El recodo del río (1) El sabueso de los Baskerville (1) El secreto de Sofonisba (1) El tesoro de los nazareos (1) Elizabeth George (1) Emma (1) Emma Donoghue (1) Enric Balasch (1) Esclavos de la oscuridad (1) Ethan Frome (1) Frankenstein (1) George Eliot (1) George R.R. Martin (1) Helene Hanff (1) Henning Mankell (1) Ian Holt (1) It (1) Jane Eyre (1) Jean Marie Auel (1) Jean Webster (1) John Ajvide Lindqvist (1) John Kennedy Toole (1) Katherine Neville (1) La Lista de los Siete (1) La casa de la alegría (1) La cruz de Tau (1) La edad de la inocencia (1) La elegancia del erizo (1) La habitación (1) La hija de Robert Poste (1) La indomable Sophia (1) La joven de Esparta (1) La mujer de verde (1) La mujer gris (1) Las amistades peligrosas (1) Las grietas del infierno (1) Lincoln Child (1) Literatura española (1) Literatura sueca (1) Lorenzo Silva (1) Lorenzo de' Medici (1) Los Asesinatos de Manhattan (1) Los amantes (1) Los hombres de la guadaña (1) Louis May Alcott (1) Luis Leante (1) Mark Frost (1) Mary W. Shelley (1) María Victoria Santos (1) Matrimonio de conveniencias (1) Maurice (1) Mira si yo te querré (1) Moisés Garrido Vázquez (1) Mr. Vértigo (1) Mujercitas (1) Muriel Barbery (1) Norte y Sur (1) Orgullo y prejuicio (1) Papaíto Piernas Largas (1) Paul Auster (1) Pedro Amorós (1) Pedro Antonio de Alarcón (1) Pedro de Paz (1) Philip Vandenberg (1) Pisando los talones (1) Pruebas falsas (1) Rubén Castillo (1) Saga Dollanganger (1) Sentido y sensibilidad (1) Serie Distritos (1) Serie Los Hijos de la Tierra (1) Seth Grahame-Smith (1) Sin testigos (1) Stella Gibbons (1) Stephen King (1) Sue Grafton (1) Suzanne Collins (1) T de trampa (1) Thomas Hardy (1) Torcuato Luca de Tena (1) Un lugar llamado libertad (1) Una princesa en Berlín (1) V.C. Andrews (1) Venetia (1) gabinete de lectura (1) serie Víctor Ros (1) siglo XXI (1)

martes, 25 de noviembre de 2008

Jane Eyre




Como veo que Wunderk no se lanza, me adentro en esta novela que ha hecho, y sigue haciendo, suspirar a varias generaciones de mujeres. Importante es decir que la autora es mujer, y estas cosas se notan bastante porque se capta muy bien nuestro espíritu.

Llegué a esta obra por casualidad, como ocurre muchas veces. Tenía un recuerdo vago de la película Alma rebelde, y algo de la trama sabía; pero el saber más o menos de qué iba el asunto no le restó interés a la lectura, ni mucho menos. Es cierto que la primera parte, la de la infancia de Jane en casa de su tía y su paso por la escuela Lodwood puede ser más pesada, pero es importante para la configuración de la personalidad de la protagonista. La forma que tiene de presentar después a los personajes que habitan Thornfield, incluida la propia casa (que es uno más), es muy acertada. Sobre todo el tropiezo con ese jinete misterioso y un tanto antipático que luego resulta ser el amo de la mansión en la que ella trabaja. Me gustó mucho la relación que se establece entre ambos, cómo Edward Rochester la trata y el continuo tira y afloja que hay entre ellos. Especialmente sugerente es un momento en el que ella le pide permiso para ausentarse y hay una pequeña discusión amistosa sobre el dinero que le debe o le tendría que dar para el viaje.Charlotte Brontë me sorprendió por la manera de narrar y hacer hablar a los personajes. Estaba acostumbrada a Jane Austen, de modo que la franqueza con que se expresan Jane y el señor Rochester me pareció insólita. Sobre todo cuando describe cómo el la abraza, la pone en su regazo, la besa continuamente... son cosas que no se le ocurrirían al señor Darcy, porque es demasiado educado, ja, ja.

Considérenme una anticuada, pero me sentí muy identificada con la protagonista en muchos aspectos: su rechazo a ser cubierta de oropeles, su huida al desvelarse un terrible secreto,... Hubo un momento cerca del final que pensaba que iba a acabar fatal. No me cabía en la cabeza y suplicaba a Dios que no echara por tierra una magnífica historia con un final horrible. Pero no pasó, menos mal. La terminé de camino a Barcelona, con otros tres ocupantes en el coche, así que tuve que disimular mis lágrimas con las gafas de sol...

Versiones hay para regalar. Cada cierto tiempo la BBC hace una nueva de los clásicos como esta novela o las de Jane Austen. Sé que Wunderk tiene debilidad por la protagonizada por Timothy Dalton, que está guapísimo, pero yo me quedo con la última, ya lo saben los que siguen mi blog. Alma rebelde es decepcionante por todos lados para mi gusto. Y luego está el inevitable musical, que también hay unos cuantos, pero conocen de sobra mi preferido. Ahora están detrás de hacer una nueva película protagonizada por la chica de Juno. Al menos nos hemos librado de que le den el papel a Keira Knightley.

Les dejo un vídeo del musical. No se ve muy bien porque es una grabación casera. Recoge el momento en el que se descubre todo y Jane se marcha precipitadamente. Rochester se lamenta por ello con un tema titulado Farewell, good angel. Si algún alma caritativa entiende todo lo que se canta antes, que me lo diga, porque yo pillo lo justo.

5 comentarios:

Wunderk dijo...

Es verdad, bastante estaba tardando...

Esta es la típica historia que ha estado siempre muy presente en mi vida.

Yo vi la serie de la BBC que pusieron en TVE no sé si en la primera o la segunda cadena cuando yo era pequeña. Creo que era la hora de después de comer, en horario donde solían pasar series de la BBC porque también recuerdo la historia de Enrique VIII, aunque puede que esa la pusieran por la noche (que también me suena). La veía con mi madre. También pasaron por ese tiempo o más tarde la serie de Jamaica Inn, también de la BBC seguramente, de Daphne du Maurier.

En cuanto a la serie de Jane Eyre, yo creo que era la que protagonizaba Timothy Dalton pero puede que sea también una versión anterior.

Siempre me sentí muy identificada con la Jane niña. Yo, al nacer en diciembre, era de las pequeñas de la clase y recuerdo con horror mis primeros años. Iba a un cole de monjas al que terminé, tras muchos años, respetando y queriendo pero los comienzos fueron muy difíciles. Con lo cual yo me sentía como esa Jane Eyre.

Recuerdo con miedo cuando la encerraban en la habitación y al llegar al orfanato, consigue tener una amiga y va y se muere. Qué injusticia sentía cuando las hacían dar vueltas al patio lloviendo a plena noche. Y qué tristeza, madre mía, cuando le rapan la cabeza, y las dos duermen juntas y amanece la amiga muerta a la mañana siguiente. Lo recuerdo como un trauma de infancia, algo así como Marco, o cuando se muere la madre de Bambi.

Y luego el miedo que daba la casa, tan fantasmagórica, los gritos a mitad de la noche... uf. Y el atormentado Rochester. Aunque me acuerdo menos de lo que pasaba después.

Luego vi varias veces la versión antigua, la de Orson Welles y Joan Fontaine.

Tuve que leer una versión fácil en inglés de Jane Eyre para el colegio. En realidad leí ya muy mayor la novela, después de haber leído tiempo atrás la de Cumbres Borrascosas y muchas de las de Jane Austen. Con lo cual a mí también me sorprendió la libertad con la que se trataban Rochester y Jane. Realmente los Brontë eran de lo más extraños y atípicos, por eso su literatura es tan original.

También me gusta mucho la versión que dirigió Zeffirelli en 1996 y que vi en el cine y eso de verla en pantalla grande es lo mejor de todo. La protagonizaba Charlotte Gainsgborough, que para mí que se parece mucho físicamente al personaje (bueno, quizás es algo alta) y William Hurt, que me parece un gran actor. Jane niña es Anna Paquin que de pequeña se parece a mí misma de esa edad, con lo cual más identificación con el personaje.

Siempre me atrajo el personaje de Jane, una institutriz normal y corriente, que se hace a sí misma, que tiene un fuerte grado de independencia para la época. Las novelas de D. Maurier también están plagadas de institutrices.

Y además, mi novela favorita de la infancia era Mujercitas de Louis May Alcott y, por supuestísimo, el personaje de Jo, que también termina siendo una institutriz y es su forma de ganar independencia y dedicarse a lo que realmente le gusta, que es escribir (estoy pensando que lo mismo le hago una entrada).

Pero volviendo a la novela de Jane Eyre, que leí más tarde, he de recalcar que fue toda una sorpresa. Se lee muy rápido, es muy amena. A mí me gusta muchísimo y es de las imprescindibles que no se pueden dejar de leer.

Wunderk dijo...

Serie de TVE: No debía ser tan pequeña si era la hora de la siesta porque cuando era realmente pequeña no había tele a esa hora...

Athena dijo...

Por 13,50 euros me he comprado la serie de la BBC hoy. Mejor tenerla en condiciones...

Wunderk dijo...

¿Cuál exactamente? Qué barato, ¿dónde?

Yo también quiero...

Athena dijo...

La última, la de 2006. Está en Media Markt. Si le gustó, no se la pierda, que lleva extras (que todavía no he visto, por cierto).